El Parral es un pequeño pueblo de unos 150 habitantes. Tiene una arquitectura típica de la sierra, donde las construcciones son bajas y están construidas con pizarras de color oscuro, un buen ejemplo de ello es la iglesia del pueblo.

La historia de El Parral está unida a la historia de su ermita, situada a unos 500 m del pueblo junto al cauce del río Zapardiel. Esta ermita data de el siglo XV, puesto que Santa Teresa, en sus escritos, hace referencia a esta ermita como lugar de descanso cuando viajaba al convento de Duruelo desde Ávila. 

La ermita tiene un artesonado de estilo mudéjar, y en su interior se encuentra la talla en madera de la Virgen de El Parral, que data del siglo XIII y pertenece al estilo románico de transición al gótico. Esta imágen de la Virgen, cuenta la historia, que en la época de la invasión musulmana fue enterrada para evitar que la destruyeran. Pasaron siglos hasta que fue descubierta por unos pastores. Cuando la sacaron, cuentan que comenzó a brotar un manantial de agua, sobre el que se construyó la ermita. Este agua, por su composición específica, cuenta con propiedades curativas para todo tipo de enfermedades de la piel.

Una fecha destacada en el pueblo es la romería de la Virgen de El Parral el día 30 de Septiembre, que es la fiesta grande del pueblo.